Espacio de Psicoterapia
Psicóloga  / Paloma Durà

Blog de Espacio de Psicoterapia

09/20/2017

ADAPTACIÓN A LA RUTINA Y TAREAS ESCOLARES

PALITO-WEB.jpg

   El fin del periodo vacacional y los meses de vuelta al colegio suponen un reto de adaptación a la rutina y tareas escolares para las familias con hijos.
 
   Más allá de las características personales, estilos educativos y circunstancias particulares, las primeras semanas conllevan una reestructuración familiar, envuelta por un cúmulo de emociones (tensiones por las prisas, ansiedades ante el cambio, inquietudes sociales…) que requieren que, como padres, tomemos consciencia de nuestro papel determinante en el proceso de adaptación y les acompañemos con un enfoque positivo.
 
   Considerando las rutinas como un APRENDIZAJE que contribuye a una mejora de la capacidad cognitiva, las familias debemos tenerlo en cuenta para aprovechar estos momentos de cambio y adaptación a los nuevos horarios escolares para ayudar a nuestros hijos a progresar, estableciendo unas pautas en el hogar que contribuirán a su desarrollo psicológico.
 
   Para favorecer la adquisición progresiva de la autonomía en las actividades habituales del periodo escolar, conviene ir incorporando paulatinamente las rutinas y hábitos relacionados con el SUEÑO, la COMIDA, la HIGIENE, el ORDEN y el ESTUDIO.
 
   Las RUTINAS ofrecen un marco de referencia que facilitan la concentración y la adquisición de las habilidades de aprendizaje (automotivación, disciplina y técnicas de estudio) que les ayudarán en el desarrollo de su capacidad de esfuerzo, la consecución de sus metas y en definitiva su bienestar.
 
   Siendo nuestra labor como padres, contribuir al desarrollo integral de nuestros hijos, podemos proponernos convertir esta experiencia de adaptación relacionada con la adquisición de hábitos y aprendizajes en algo que desarrolle también su carácter y sus aptitudes, para ayudarlos a alcanzar su verdadero potencial.

aigua-al-parc-prog.jpg

   Para ello podemos tener en cuenta algunas recomendaciones que nos faciliten la adaptación a las TAREAS ESCOLARES desde un enfoque educativo que genere confianza y cambios positivos en el autoconcepto de nuestros hijos:

 
   PLANIFICAR con antelación y coherencia las rutinas, para ayudar a crear el hábito de estudio. 

   Estableciendo horarios y prefijando metas a corto plazo que les permita alcanzar los objetivos deseados al mismo tiempo que puedan disfrutas de tiempo libre para realizar otras actividades más lúdicas. Los padres debemos tener claras las pautas fijadas. Marcar los tiempos, hablar con claridad y prever cambios.
 
   ORGANIZAR y EVALUAR los resultados conjuntamente con el objetivo de ir aumentando su autonomía y autoconfianza. 

   Revisar junto a nuestros hijos que el horario de estudio y el lugar físico sean los más idóneos y que se repitan/adapten diariamente según las necesidades. Además debemos servir de modelo para nuestros hijos, cuidando y respetando el espacio de concentración. Que los tiempos no excedan lo recomendado, prefijando los intervalos de descanso. Y que el lugar donde se realiza la tarea esté ordenado y con todo lo necesario antes de empezar la tarea, para evitar distracciones innecesarias.
 
   SUPERVISAR el desarrollo de la agenda diaria para detectar una posible SOBRECARGA de tareas. 

   Velar por que exista un equilibrio sano entre el cumplimiento de los límites establecidos y la posibilidad de movimiento espontaneo, para facilitar el proceso creativo. Aportando flexibilidad ante la rigidez y límites ante el posible caos.
 
   Despertar la INQUIETUD y CURIOSIDAD por aprender. 

   Considerando que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción. Podemos contribuir a renovar el concepto de “deberes”, encaminándolo hacia una idea que resulte más interesante para nuestros hijos. Complementando las tareas escolares con materiales o actividades didácticas que introduzcan sus gustos y aficiones. [font=Source Sans Pro]P[/font]odemos recurrir a las nuevas tecnologías, películas, cuentos, fotos, salidas a la naturaleza, visitas a museos… En función de la materia que esté aprendiendo. 

   Alimentar la CONEXIÓN EMOCIONAL y la COMUNICACIÓN entre PADRES E HIJOS.

   Dedicar espacios de tiempo a jugar con nuestros hijos, compartir actividades divertidas y dar muestras de cariño nos ayuda a conectar con las emociones básicas. Propiciando de manera consciente un dialogo cálido y una escucha activa donde poder identificar y comprender de manera más profunda las emociones de nuestros hijos.

   Cuidar el ESTADO EMOCIONAL de nuestros hijos. 

   Para permitir que las emociones bloqueadas (Frustraciones, auto exigencias, preocupaciones, perfeccionismo, miedos y ansiedades) se expresen sanamente y puedan dejar paso al estado emocional equilibrado, donde puedan prestar la atención, la concentración y la motivación necesarias para realizar las tareas escolares.
 
   REFORZAR las ACTITUDES de nuestros hijos encaminadas a la consecución de las metas fijadas, con palabras de ánimo, satisfacción y reconocimiento por el esfuerzo realizado

   Con el objetivo de lograr que el comportamiento sea motivado por el deseo de mejorar y por la satisfacción de hacer las cosas bien hechas. Este reconocimiento a sus logros puede complementarse con recompensas simbólicas, que dan valor a los comportamientos y esfuerzos personales, como las medallas, las copas y/o el uso de pegatinas.
 
   De este modo se va afianzando el hábito, gracias a una motivación intrínseca.
 
sonrisa-ninot-de-neu-progresivo.jpg
   Concluyo estas líneas esperando que estas reflexiones acerca del conocimiento de cómo las relaciones interpersonales condicionan el desarrollo infantil, aporten un enfoque positivo y comprometido con la importancia de desarrollar una relación más consciente con nuestros hijos, tomando los periodos de cambios y adaptación a nuevos aprendizajes como oportunidades para desarrollar su inteligencia emocional. 

   Teniendo en cuenta que la valoración por el esfuerzo realizado y los logros alcanzados, facilita la formación de un autoconcepto sano. Y éste es alimento esencial para su AUTOESTIMA.
 

                                                                                                                                      Paloma Durà Garcia
                                                                                                                                  Psicóloga - Psicoterapeuta

 
fuentes:
El cerebro del niño D.J. Siegel y Tina Payne 
Ser padres conscientes. D.J.Siegel y M.Hartzell

Admin - 08:16 | Agregar un comentario